Charles Mingus – Cornell 1964

Cuando uno esta inspirado tiene que usar ese factor a su favor, y como ando más feliz que perro con dos tulas por mi tocadiscos, voy a llenar de reseñas mi olvidado blog, y aprovechando, me vuelco también al olvidado jazz.

891139.jpg

Charles Mingus es una de las eminencias del Jazz y de la música en general, su nivel compositivo es sorprendente, la calidad de sus orquestaciones y sus avances traducidos en el avant-garde, su juego con múltiples ritmos y colores, todo esto en forma de columna vertebral para su sexteto, pero uno de los grandes valores de Mingus fue su intensidad musical, la capacidad de trasmitir toda esa energía en forma de cuerdas. Haciendo uso de un contrabajo logró una combinación o mejor dicho fusión de la vehemencia blusera, el legado Ellingtoniano y gracias a la complicidad de su sexteto: la improvisación. 

Podría haber subido cualquier disco de este genio, y resultaría igual de satisfactorio, pero últimamente me quedo con el recién editado Cornell 1964, un registro grabado en New York y que expande más allá de mis limites la complacencia de escuchar este tipo de música. Como dato anecdotico la cinta fue descubierta por Sue Graham (su viuda), y cosa de horas ya se estaba editando en formato de disco doble, otro dato a tener en cuenta es la gente que toca con Mingus en esta ocasión, como el espectacular Eric Dolphy quien se tocaría el saxo alto, flauta y clarinete bajo (otro dato, Doplhy moriria 3 meses más tarde), Cliff Jordan en el saxo tenor, J. Byard en piano, Dannie Richmond en bateria y Johnny Coles en trompeta.

En este disco particularmente se pueden encontrar diálogos claros y contundentes entre los instrumentos, donde explotara la magistral técnica de Mingus con las memorables intervenciones de Dolphy, pero atras se puede apreciar al resto de los interlocutores y contertulios generando el ambiente propicio para largos e improvisados solos, otro punto a recalcar es la inclinación de esta sesuda conversa, que se basa en la gospeliana estructura pregunta-respuesta (la misma que focus haría chupete desde el prog, lo siento tenia que decirlo :P), y cada pregunta acrecentando su interés en buscar una respuesta esquiva, que se transforma en diapasan para el alma. 

Algo complicado de un disco en vivo es hacer más complejas las versiones interpretadas, pero sin quitarles emocionalidad,  y creando o no, Mingus da cátedras de como lograr esto en Sophisticated Lady, Fables of Faubus o Jitterburg Waltz, que aunque cueste mucho persivirlo a la primera (es más me costo caleta notar las improvisaciones, traicionado por el dejarme llevar escuchando) las improvisaciones son magistrales, llenas de cambios de ritmos, citas, fragmentos ajenos, mitomanía simpática, y melodías edulcoradas con un saxo de primer nivel.

No conosco el resto de los temas, pero puedo decirles que mantiene la línea y elavoran aún más conceptos, que estoy ansioso por descubrir, Cornell 1964 a esta altura ya es un documento histórico de estudio y de gozo desenfrenado, englobando una tradición perdida por el jazz actual, que es la pasión y se expansión ilimitada, la anarquía del sonido sin llegar a la prostitución auditiva.

Aca unos engañitos, pa que cachen los pericos: 

 

Anuncios

~ por fvguerino en octubre 17, 2007.

2 comentarios to “Charles Mingus – Cornell 1964”

  1. Oye pero… subiras el discacho al finals?

  2. seep…. en unos dos dias 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: