Depeche Mode – Violator

Sin duda una de las tareas más difíciles que hay para nosotros los melómanos empedernidos, es aquella que implica de algún modo compartir con otros melómanos porqué se tomó la decisión de recomendar cierto disco como uno de aquellos que forzosamente se tienen que escuchar antes de morir.

602.jpg

Y más si ese disco es uno de aquellos que ha formado parte fundamental del desarrollo emocional de la persona que lo recomienda y que esconde entre sus notas tantos recuerdos, momentos, sueños, desilusiones, borracheras, aventuras, pasiones, desvelos, lágrimas, risas, peleas, deseos y tantos otros sentimientos y memorias imposibles de ennumerar. Y, bueno, heme aquí enfrentándome a esa tortuosa tarea. ¿Cómo explicarlo? ¿Cómo en mi sano juicio podría hacerle justicia con palabras a algo que sólo puede apreciarse desde lo más profundo de la psique y del alma de una persona? Bien podría utilizar el recurso de explicar y describir cada una de las canciones. Hablar del poder de uno de los más clásicos riffs de guitarra de la música alternativa de los últimos 20 años que forma la espina dorsal de “Personal Jesus”; secarme los sesos tratando de describir con letras, puntos y comas una de las canciones más perfectas, melódicas y memorables que jamás se hayan escrito – “Enjoy The Silence”; señalando sin temor a equivocarme que “Clean” es una de los mejores y más poderosas canciones que existen como cierre de un album… y así seguir con cada uno de los 9 tracks. Podría tambien utilizar el recurso de comparar este disco con el resto de la discografía de la banda y decir que Depeche Mode cuando hicieron Violator (como The Smiths con The Queen Is Dead o Pink Floyd con The Dark Side Of The Moon) se encontraba en el pico de su creatividad y aunque las relaciones entre ellos no era la mejor, como banda estaban en su momento más cohesivo. O bien también podría hacer la reseña más enfocada y decir que en Violator se encuentra la perfecta mezcla de synth rock con goth rock, letras introspectivas, obscuras, de amor al desnudo y de cosas triviales y perversamente simples. Pero ya lo he decidido. Para llevar a cabo tan titánica e imposible tarea de describir uno de los discos que más he amado en mi vida, sólo diré que la combinación de la música, las letras, las voces de David Gahan y Martin Gore, el arte del disco, el flujo entre una canción con la otra, la obscuridad y belleza que emanan de él… todo ello entre sí le da vida y es simplemente la más dulce perfección que existe.

Anuncios

~ por fvguerino en marzo 28, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: