DISCO DEL AÑO: Portishead – Third

Generalmente cuesta elegir el mejor disco de un año, para el 2007 la pelea entre Boxer, Strawberry Jam, In Rainbow y Neon Bible fue dura, pero ahora, la cosa esta clara, el mejor disco del año es: THIRD de PORTISHEAD

1263018

01 – Silence (5:06)

02 – Hunter (4:05)

03 – Nylon Smile (3:26)

04 – The Rip (4:37)

05 – Plastic (3:34)

06 – We Carry On (6:34)

07 – Deep Water (1:39)

08 – Machine Gun (4:52)

09 – Small (6:53)

10 – Magic Doors (3:38)

11 – Threads (5:47)

DOWNLOAD

Mucho hemos tenido que esperar, nada menos que once largos años, para escuchar el nuevo álbum de estudio de una de las bandas más importantes de Trip Hop del planeta. Los regresos son tramposos. Juegan con la memoria, con el recuerdo, con la visión subjetiva de una época en la que eramos mas jóvenes (yo tenia como 10 años), por ende mas ingenuos, por ende mas felices. Con menos responsabilidades, bah. Juegan descaradamente con la subjetividad, con el tiempo, doblándolo hacia adelante y hacia atrás como una vara flexible que toca ese pasado lejano y este presente que, aunque no queramos admitirlo, carece de esa vitalidad o inocencia que teníamos una década atrás.

Silence, Third

Ha llovido bastante desde que en 1997, tras publicar su 2º álbum de estudio, abandonaran la primera línea dentro del ámbito musical, aunque de propina nos dejaron aquel inmenso directo en NYC editado un año después. Durante todo ese tiempo hemos tenido la oportunidad de ver como el sonido Bristol pasaba de ser la banda sonora del perraje cool, de ese snob urbano que aspira a ser moderno.

Además la gran mayoría de los Iconos del Trip Hop están desaparecidos, viviendo del cuento o evidenciando graves muestras de gripaje musical (el caso de Tricky es ciertamente alarmante),  todo este ambiente no hacía sino levantar más aún cierta expectación y escepticismo acerca de tercer trabajo de Portishead, si seguirían el camino descendente de muchos de sus coetáneos o si podrían estar a la altura de lo que se espera para los creadores de unos de los discos más importantes de los 90s: DUMMY, que  no sonaba a nada parecido, pero jugaba con bandas de sonido de filmes noir, con el hip hop, con la angustia, con los romances en blanco y negro, con la lentitud que no significaba la relajación despreocupada, sino una constante tensión a punto de explotar en mil pedazos para llevarnos con ella. La escena que Portishead alimentó ya no existe mas. Los imitadores, los chicos cool que pensaban una vocalista con el manual del soul bajo el brazo y un par de beats de fotocopia podrían darle matricula de “músicos”, enterraron un estilo al que no supieron comprender, llegó un linaje paralelo que partía también de lo jamaicano, trastocándolo en lo meramente británico, dando a lugar al drum and bass, el uk garage, el grime y el dubstep. Cosas del destino, este ultimo parece volver en forma de parábola hacia el pasado, tocando de forma maradonnica a los santos de Bristol, en su angst post- 2001, en su desesperación urbana, en sus ganas de decir que no todo esta bien, que hay algo siniestro detras de esto que llamamos vida. Burial, Skream, incluso Benga deben ba13911541stante a Porstishead, el primer Tricky y claro, el Massive attack de MEZZANIE.

Y en este tiempo, cuando son citados como una lejana burbuja que allá quedó sepultada en los 90, Portishead vuelve. En unos tiempos de regresos inútiles, de segundas vueltas patéticas, de musica recalentada en el horno de lo previsible, esta gente ha renacido. Son los mismos, pero no. No suenan a ellos mismos. Pero sabemos que la marca de casa esta allí, bien presente. Y quizás mas que nunca. La historia, parece, comienza de cero nuevamente.

Si era la musica de espías, los lamentos traídos por scratches arqueológicos, el beat cansino lo que hacia un cóctel ( y no musica de cóctel) para beber en dosis moderadas, ahora la cosa es mas dark que nunca. Acá no se liman las asperezas, se las afila, se las hace mas impuras, se recurre a lo grosero como modo de hacer que canciones que ya de por si son geniales, se hundan y nos hundan con ellos en una tristeza que sabemos sincera, eterna, sin concesiones ni esperanzas de luces mentirosas al final de túneles que no existen. THIRD es una obra arisca, difícil, que no recompensa al oyente durante las primeras escuchas sino que lo hunde en un estado de absoluto desasosiego y decepción. Uno tiene la sensación de encontrarse perdido en un laberinto en una noche cerrada sin salida cercana visible . A pesar del arrebatador inicio con “Silence” y su adictiva percusión, el crescendo orquestal final culminado en un clímax interrumtus no crea sino cierta desorientación, que no hace sino acentuarse más en los siguientes cortes del álbum. Así, llegará “Hunter” y su exasperante languidez retro (cercano al sonido del grupo Broadcast), entre secos acordes de una guitarra acústica junto a pequeñas miniaturas de psicodelia sesentera, que aún se acentuarán más en “Nylon Smile”, de oscurantismo ritmo casi ritual a cargo de Geoff Barrow y destellos dispersos a la guitarra de Adrian Utley. “The Rip” entra en escena como una balada folk para desembocar luego en terrenos colindantes con el krautrock, rescatando del olvido teclados que no se escuchaban desde las obras de NEU! Los destellos del pasado salen a la luz de forma más evidente en “Plastic”, mucho más cercana al sonido Brístol, recuperando el dramatismo lírico que Gibbons desató en PORTISHEAD (el disco)  y donde las ásperas percusiones se funden con sonidos industriales y destellos electrónicos.

Machine Gun, Third

“Deep Water”, una sorprendente balada al banjo que nos transporta al soul de los años 20 sirve de nexo de unión entre los 2 pilares fundamentales del disco: “We Carry On” Y “Machine Gun”. En la primera, un ejercicio musical brillante capaz de cohesionar en el mismo espacio la maquinaria sonora de las grandes bandas de los 60 (Jefferson Airplain, por poner un ejemplo) y las cenizas de Joy División (Utley se reserva una de las cotas del disco con unos solos de guitarra que parecen robados de las sesiones de Closer); mientras que la segunda se adentra en la electrónica minimal más experimental (Nine inch Nails, Autechre o ¡incluso Tangerine Dream!), ofreciendo el corte más autista que haya firmado la banda en toda su carrera (y además es single adelanto, hay que tener mucho valor).

Tras el arrebato incontenido de psicodelia – las influencias a los años sesenta marcan todo el disco- de la que hace gala la exuberante “Small”, la sombra de Dummy se vuelve alargada al llegar a la concesión más comercial del álbum con “Magic Doors”, como ocurriese antaño con “Glory Box” o “Only You”, aunque no tan acertadamente cercana. El álbum lo cierra “Threads”, otra balada psicotrópica llena de rabia contenida que Gibbons desata en un tan final arrollador al principio como tenebroso al final. No puedo imaginar mejor forma de cerrar un álbum.

En verdad, se nota mucho que tras Third hay un trabajo arduo por parte de una banda inglesa, decidida a alejarse de cualquier convencionalismo del que otros coetáneos han hecho gala en los últimos años. Third es áspero, poliédrico, distante en distancias cortas y sin embargo está dotado de alma propia, de una magia hipnotizante en la que cada una de las canciones son pequeñas piezas de absoluta belleza dentro de un puzzle fascinante. El sonido de Portishead ha mutado, ha renacido desechando gran parte de su legado para abrir caminos paralelos igual de sugerentes. Con una Beth Gibbons estelar, Geoff Barrow inmerso en la densidad de nuevas texturas y Adrian Utley en un contenido y meditadísimo segundo plano, Third se alza como la obra definitiva de Portishead, una bofetada de nueva historia imperecedera dentro de una banda capital, que ha valido la pena esperar.

Apabullante, sin duda lo peor del Third es que desde Abril  ya teniamos el disco del año.

Anuncios

~ por fvguerino en diciembre 23, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: