Cine y Globulos Oculares Aguados

Debutando en la sección sobre el séptimo arte, les presento las películas que me han ello esconder la cara y decir “no si me entro una basura al ojo”,

Bambi y The Lion King: Lo típico, cabro chico que va al cine con su vieja, el cine estaba lleno (las dos veces) y me tuve que sentar lejos de mi amada madre, así que el golpe anímico de ambas películas llego más rápido al buscar a la Caro y no encontrarla en ese inmenso zócalo oscuro que llamamos cine, sin contar que uno siendo niño con tufo a leche Nido y las rodillas peladas, ver la muerte de una madre de un venado y un padre de un león es arrancar de cuajo el corazón y sin derecho a pataleo.

umbrellas

Les Parapluies de Cherbourg: Aaaah, el amorsh de verano! (léase en tono de suspiro acaramelado), lo más difícil de estas relaciones desechables  es  terminarlas, y sin duda la pero decisión (sin contar el: “si nos podemos ver durante el año”) es llegar a la casa y ver esta película, mejor dicho este musical, donde se canta la fatídica historia de amor entre Geneviève (Catherine Deneuve) y  Guy (Nino Castelnuovo) la cual se parece en varios puntos a los “te quiero” veraniegos pasados a bronceador y vino barato.  Cuento corto: Geneviève y Guy se amaban y mucho, Guy se va a la guerra y le promete a Geneviève que volverá y que se casaran y serán felices por siempre, Guy no vuelve (obvio?), Geneviève embarazada se casa con el primer millonario que pilla (más obvio? ), Guy vuelve de la guerra y  al no encontrar a Geneviève se casa con otra mina, …y si quieren saber que pasa vean la película y peguense un lagrimón al final, yo me pegue uno digno de María Magdalena.

paciente

English Patient, No si ni porque lloré con esta película, es más creo que ni lloré, pero en su tiempo la encontré notable, de como mediante el relato del paciente Count Laszlo de Almásy se va revelando una historia de amor inimaginable, la cual supera las barreras de la entrega misma de la vida y el dolor de un amor casi imposible.

heima

Heima, Este es pan caliente, hace no más de 4 meses que la vi, y lo único que me lleva a poner esta película-documental de Sigur Rós es saber que no soy estoy solo en esto de las lágrimas, la mayoría de las personas que conozco que LES GUSTA Sigur Rós han botado sus goterones, no porque el film sea cebollento o la música sea compuesta en fa menor, sino por lo bello del paisaje islandés, como SR cuenta las anécdotas de sus conciertos gratuitos y por último Hoppipola (seep, ahí te quiebras si o si), cuando empieza a sonar ese piano, y la gente comienza a llegar, te encuentras con la felicidad acechandote por todos lados.

Para la próxima escribo sobre películas más interesante, por ahora tenía que sacarme esta afeminada bala….

Anuncios

~ por fvguerino en diciembre 27, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: