Das Kabinett des Doktor Caligari

das

Auténtico clásico del cine, no sólo del de horror (por ser la primera verdadera película de horror), sino del cine en sí mismo. Esta producción alemana de corte expresionista data de 1920 y se consolidó hace ya bastante tiempo como una joya del cine expresionista alemán (qué específico, pero hay otra importantísima película de este movimiento, el también clásico de Murnau “Nosferatu, eine Symphonie des Grauens”). Al parecer está basada en una anécdota real ocurrida en una feria.

“El Gabinete del Doctor Caligari” se trata de un  malvado doctor (a que no adivinas cómo se llama) que recorre ferias con su gabinete contenedor de un temible ser hipnotizado llamado Cesare, quién cumple como zombie las órdenes del doctor, lo que contempla demostraciones de día y atrocidades de noche. La historia es bastante simple pero la idea es fascinante, en especial porque es muy plausible (es algo que, si bien es impresionante, esperaríamos encontrar en una feria) y la dosis irreal de la historia (los crímenes cometidos contra la voluntad) es explicable, por ejemplo, con las suministración de drogas por el temible doctor (quien me recuerda a Menguele a otro diabólico experimentador nazi).

Al igual que en las otras películas del inicio del movimiento de CEA, las escenografías son surrealistas y en este caso cubistas. Hay un par de escenas geniales, en especial recuerdo aquella en la que Cesare lenta, apasible y horriblemente abre los ojos para cumplir las órdenes del Doctor. Las actuaciones son de alto nivel y no hacen extrañar el sonido ni un instante. En cuanto al ambiente, no se puede decir menos que es atractivo, principalmente por la notable fusión entre realidad y fantasía que se da entre el muy posible guión y las escenografías vanguardistas, pero también por el misterio genialmente logrado (lo cual no es fácil, ¿o no Hitchcock?) al transportarnos a la Alemania de principios de siglo XX y contarnos una de esas historias de las que nos cuentan los abuelos de campo, de esas que parten muy verdaderas y terminan jugosas y fantásticas a medida que se traspasan de narrador.

das-3

De esta película se ha llegado incluso a leer una alegoría a Hitler, pero no creo que tenga doble significados: la historia es lineal y directa, sin simbolismos (al menos no del tipo “El Ángel Exterminador”), y bastante craneal. Claramente se podría (y no es un mal ejercicio) encontrar lógicas simbologías, alegorías, críticas, etc, en algún aspecto de la película, pero más allá del cambio cubista-realista en la escenografía entre la historia y las escenas inicial y final (no tan difícil de descifrar su significado pero aun asi explicado en wikipedia), no creo que haya mucho oculto entre estos maravillosos cuadros.

El cambio al que apunta el estilo artístico de la escenografía referido anteriormente, en relación a la historia, le quita algo de novedad (probablemente no en sus tiempos), pero la consistencia de esta película integral nos hace olvidar la simplicidad de la historia y concentrarnos en su aspecto envolvente y fascinante.

En un adjetivo: integral.

Artículo en Wikipedia
Anuncios

~ por cvelasquez en marzo 1, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: